Palacio de Viso del Marqués (I)


Tenemos mucho interés en enseñaros uno de los monumentos más curiosos y desconocidos de nuestro Patrimonio Histórico, el Palacio de Viso del Marqués, una joya del renacimiento español, destacada por ser una muestra del arte italiano en España, tanto por su arquitectura, como por su pintura y escultura.

Palacio de El Viso del Marques

Palacio de Viso del Marques

“Una de las épocas más ricas en contactos entre el arte italiano y el español es el siglo XVI y una de las obras que mejor testimonia estos contactos es el palacio que el marqués de Santa Cruz mandó construir en el Viso del Marqués” (Rosa López Torrijos, 1982)

Historia del edificio

El palacio fue mandado construir por Don Álvaro de Bazán, primer marqués de Santa Cruz, nombrado por Felipe II Capitán General de la Mar Océana. Construyó este palacio para albergar a su familia y crear su espacio de retiro. El palacio se erigió en las tierras del señorío del Campo de Calatrava, punto estratégico de salida hacia el mar, ya que se encontraba a media distancia del Atlántico, Mediterráneo y Cantábrico.

Retrato anónimo de Don Álvaro de Bazán

Retrato anónimo de Don Álvaro de Bazán

Como cita el viejo cantar popular:

“El marqués de Santa Cruz hizo un palacio en el Viso, porque pudo y porque quiso”

Actualmente el palacio está cedido a la Armada Española por parte de sus herederos, quienes han rehabilitado el edificio y han instalado allí el Archivo General de Marina; el arrendamiento se firmó en el año 1948, cediendo el palacio durante 90 años renovables en periodos de 10 años. La cuantía es meramente simbólica ya que lo que mueve a ambas partes es la conservación del monumento: el alquiler asciende a una peseta anual, que como no podía ser de otra manera, es la moneda dedicada a Don Álvaro de Bazán.

Una peseta con la efigie de Don Álvaro de Bazán

Una peseta con la efigie de Don Álvaro de Bazán

El edificio sufrió abandono y durante el terremoto de Lisboa de 1755 cayeron sus torres, además durante la Guerra Civil se usó como granero y almacén de intendencia; también sirvió de escuela, cárcel e iglesia del pueblo.

Un palazzo a la italiana en medio de La Mancha

El palacio de Don Álvaro de Bazán es deudor de su continuo contacto con las cortes italianas, y como conocía sus gustos y corrientes mandó edificar un clásico palazzo, a modo de villa rústica italiana rodeada de jardines y bosques, lejos de la urbe.

Vista del palacio

Vista del palacio

Su composición es clásica, un palacio de planta cuadrada, con tres pianos y entreplanta, destacados el piano terra y el  piano nobile, portada monumental y un patio interior abierto que organiza las habitaciones y en el que se encuentra la escalera monumental.

Al exterior  se decora con ventanales, gemelados en las esquinas, la puerta principal la constituye un arco de medio punto y dos grandes columnas de orden dórico con amplia base y pedestal que sustenta la cornisa sobre la que apoya el balcón, rematado con el escudo en damero de los Bazán

Patio central y arcadas

Patio central y arcadas

El patio se organiza con arcadas de medio punto en todos sus lados decoradas con pilastras adosadas de orden gigante en sus frentes, coronadas por capiteles dóricos y jónicos, decoradas en su intradós con molduras de florones, puntas de diamante y formas geométricas. Una arquitectura  sencilla, clara y limpia que deja todo el protagonismo a las pinturas murales de las galerías.

Detalle arcadas y pinturas

Detalle arcadas y pinturas

De los artistas e ideólogos que participaron en el proyecto podemos reseñar algunos nombres de la talla de Il Bergamasco, Juan Bautista Olomasquín, Cesare Arbasia, Fabrizio Castello, Nicolás Granello, Stéfano y Giovanni Battista Perolli, Antonio Rivera …

Las pinturas murales

Analizaremos los ocho mil metros de pinturas murales al fresco con los que cuenta el palacio, realizando un recorrido por sus estancias, desde el zaguán hasta la capilla. La temática de estas pinturas es muy variada y rica, se representan desde conjuntos de grutescos, esculturas, arquitecturas fingidas, paisajes, batallas navales, mitos clásicos, pasajes religiosos o escenas de familia.

Piano terra

Atravesando el portón de acceso entramos directamente al zaguán, sobre la puerta puede leerse

 TERRIBILIS, FEROZ, PÓTENS, ET VALIDVS ENSEVT GENS GALLORVM ET LVSITANA GENVIT

“Héroe terrible y potente que hizo gemir con su espada a la gente francesa y lusitana”.

Fresco del zaguán

Fresco del zaguán

El techo está completamente decorado, en el centro un gran fresco enmarcado en estuco del dios Neptuno, divinidad de los mares cabalgando sobre las olas. Le acompañan lunetos y cartelas con representaciones alegóricas de La paz, La Guerra, La Fama, La Victoria, Las Alianzas, Armonía y Concordia y La Navegación, alegorías que hacen referencia al carácter y valor del capitán; los lunetos están decorados con las historias de Neptuno y Perseo. Son temas elegidos a conciencia para el palacio de un marino, de un hombre de mar.

Lunetos y Alegorías

Lunetos y Alegorías

Tanto Neptuno como Perseo tienen su vida ligada al mar, el primero como dios de los mares y océanos. Perseo fue arrojado al mar cuando era un bebe junto a su madre, tras recalar en la isla de Sérifos partió a los confines del mundo en busca de la Gorgona Medusa, y acabó rescatando a la joven Andrómeda del monstruo marino Ceto.

Andrómeda y Perseo

Andrómeda y Perseo

Hay dos salas que se abren al zaguán, a mano izquierda la portería decorada con frescos del mito de Esculapio o de la historia de Coronis y Apolo, que da acceso a la casa del portero; y a la derecha la secretaría con frescos de Venus y Adonis, sala que da acceso a una de las salas del archivo, decorada con la historia de Ulises.

Plano piano terra

Plano piano terra

La única sala visitable del piano terra es el Salón de Portugal, situado en el ala izquierda.

La sala de Portugal, es un espacio de grandes dimensiones, rectangular y con acceso al jardín. La sala está decorada en sus lados con arquitecturas fingidas, que recrean una sala de columnas dóricas en mármol blanco y fondos de mármol verde, en sus lados menores encontramos recreados los bustos de cuatro emperadores romanos en hornacinas, se ha querido ver en ellos a los cuatro emperadores hispanos (Trajano, Adriano, Marco Aurelio y Teodosio), personajes cuyas virtudes se pretendían asociar a Don Álvaro en el esquema iconográfico del palacio.

Trampantojo y bustos

Trampantojo y bustos

El techo está decorado con la famosa conquista de Don Álvaro de Portugal en favor de Felipe II, batalla que se originó al quedar el trono de Portugal vacío tras la muerte de Sebastián I. Exactamente representa el momento en el que el capitán penetra en el estuario del río Tajo neutralizando a la fuerza naval adicta al prior de Crato, el otro aspirante al trono .

Conquista de Portugal

Conquista de Portugal

El fresco principal se acompaña de numeroso medallones ilustrados que narran la historia completa de la conquista de Portugal, desde la primera campaña de Cádiz hasta la toma de Lisboa. Estos medallones están enmarcados por nuevos trampantojos decorativos, falsas yeserías y marcos. En la parte superior de los marcos se narra el momento exacto de la contienda. Las escenas están acompañadas de la representación de algunos personajes que intervinieron en la vida de Don Álvaro de Bazán como Felipe II, el Duque de Alba, Pedro de Médicis, o Próspero Colonna.

Detalle de la toma del Cabo de san Vicente con Don Alonso de Bazán y Don Alonso de Leiva

Detalle de la toma del Cabo de san Vicente con Don Alonso de Bazán y Don Alonso de Leiva

Detalle de la salida del puerto de Cádiz, acompañanda por Felipe II y el Duque de Alba

Detalle de la salida del a  flota del puerto de Cádiz, acompañanda por Felipe II y el Duque de Alba

La galería baja que rodea el patio, en el piano terra, está decorada esencialmente con bóvedas, las pinturas de los muros, de las cúpulas y de las pechinas de las cuatro esquinas del patio.

– Las bóvedas están decoradas con motivos vegetales, alegóricos, mitológicos, seres fantásticos, candelieri… muy relacionadas en su composición con las pinturas romanas recientemente descubiertas en Italia, en la Domus Aurea.

Bóveda de la galería

Bóveda de la galería

– Los muros se decoran con los escudos de las Ordenes de Montesa, Calatrava y Santiago; batallas navales, arquitecturas fingidas y planimetrías de puertos y ciudades. Las batallas cuentan con una leyenda en la parte superior, que narra con todo detalle que es lo que estamos viendo, leyendas que, por otro lado, están absolutamente decoradas y encajan a la perfección dentro del programa pictórico, puesto que representan falsas lajas de mármol ornamentadas enmarcadas por falsas molduras, frontones partidos o esculturas. Lo mismo ocurre con la decoración que acompaña a las ciudades, decoradas con falsos yesos.

Ciudad de Génova

Ciudad de Génova

Esta maestría en el uso de los juegos ópticos, de los juegos de realidad y ficción, son propios de la pintura renacentista, y en particular de la genovesa.

Rodean el patio, de izquierda a derecha, las batallas y las ciudades de Navarino, Bolonia, Argel,  Cabo de Argel, Toma de diez naos inglesas, Nápoles, Génova y el Socorro de Ceuta.

Naos y galeras

Naos y galeras

Destacar ante todo la veracidad histórica de estas composiciones, cuidadas al mínimo detalle. Los asesores de los pintores eran, sin lugar a dudas, marinos de Don Álvaro de Bazán, hombres que habían estado en esos lugares y participado en las batallas, aunque desgraciadamente no ha llegado a nosotros el nombre de ninguno de ellos.

Galera de fanal

Galera de fanal

La galera de fanal de Don Álvaro de Bazán (porta el fanal de la nave capitana y su escudo de armas) “La loba” ataca a la galera de fanal turca de Mohamed Bey, salvando así a los 200 cristianos de galeras. En esta escena de Navarino están representadas las galeras con absoluta fidelidad, todos sus detalles, los fanales y los emblemas.

Las 30 galeras del Marqués de Santa Cruz

Las 30 galeras del Marqués de Santa Cruz

Es tal el detallismo que podemos diferenciar a las galeras gracias a sus emblemas, estandartes y símbolos, apoyándonos en las crónicas. Además, aparecen otros elementos esenciales en la vida a bordo, como el tambor.

Naos y galeras

Naos y galeras

Podemos diferenciar las galeras españolas de las naos inglesas, ya no solo por ser do tipos de embarcaciones diferentes, sino que por sus símbolos: por la cruz de Santiago y la Cruz de San Andrés, ambos emblemas españoles. En la escena también se diferencia a La loba de Don Álvaro de Bazán, y un detalle de la vida a bordo:  el timonel dirige la nave desde una repisa exterior y no desde dentro de la embarcación; también podemos ver los parapetos que utilizaban para zafarse del ataque enemigo en cubierta.

Timonel y galera

Timonel y galera

– Las cúpulas y pechinas de las cuatro esquinas son una representación de las naciones participantes en la guerra contra los turcos, Turquía, Francia, Italia y España. Todas las naciones se representan bajo la personificación de una mujer ataviada y rodeada con su elementos propios; las pechinas representan a cuatro de sus ciudades importantes. Los nombres de los estados y de las ciudades aparecen en la composición.

  • Turquía

Representada por una joven montada en un carro tirado por Cancerbero, ataviada con el gorro turco sobrevuela las zonas de su dominio, destacando algunos reinos en el mapa por la media luna con una corona enredada. De su mano nacen haces de fuego y sobre su carro se puede leer NICHIL (la nada), sobre un fondo de nubes teñidas de rojo (fuego y la sangre) con la media luna.

Turquía

Turquía

Las pechinas están decoradas con las ciudades de Constantinopla, El Cairo, Damasco y Argelia. La leyenda superior reza:

“Turquía. Que aprovechará a los Otomanos el que posean la máxima parte de Asia y de África si sus almas son arrastradas al lago profundo por el Cancerbero de tres fauces”

  • Francia

Francia se nos muestra como la ramera de Babilonia por su apoyo velado, y a veces no tanto, a los turcos, sentada sobre un carro tirado por bestias del Apocalipsis, símbolo de su mala elección. Las pechinas están decoradas con las ciudades de: París, Marsella, Lyon y Bolonia.

DSC_0864

  • Italia aparece incluida con las ciudades de Roma, Génova, Venecia y Nápoles
  • España

Aparece representada con una joven coronada, sentada en carro tirado por leones y rodeada de águilas. En la inscripción se puede leer

España. Someteré a todos bajo mi yugo con la justicia y la religión

En las pechinas, las ciudades de Granada, Sevilla, Burgos y Toledo. Destacamos Sevilla, que sostiene un barco en sus brazos, remarcando su función como puerto principal.

España

España

Las paredes de las cuatro esquinas están decoradas con personajes relevantes de las diferentes naciones, pinturas que analizaremos posteriormente.

En la próxima entrada continuaremos describiendo los magníficos frescos de este palacio anclado en Castilla la Mancha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Batallas navales, Escultura, Pintura y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Palacio de Viso del Marqués (I)

  1. Cátedra de Historia Naval dijo:

    Enhorabuena Almudena. Muy bonitos e interesantes, tanto el texto como el tema elegido. Saludos.

  2. Pingback: El impresionante palacio del Viso: arte naval y marítimo por doquier | Blog Cátedra de Historia Naval

  3. Juan Muñoz dijo:

    Gracias por el trabajo, magnífico. Nos animamos a visitar el Palacio para conocerlo de primera mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s