El drama de la Medusa


La Francia derrotada empieza una nueva etapa de su historia, la Restauración, marcada por un suceso que conmocionó al país, el hundimiento de la fragata Medusa en 1816.

Hundimiento de la Medusa

Hundimiento de la Medusa

Con el nuevo colonialismo Francia pretendió recolonizar Senegal. Se mandó una delegación que cuya misión era reivindicar la antigua colonia del Senegal, partió de Rochefort en junio de 1816. El Ministro de la Marina Du Bouchage encargó a Chaumereys, capitanear una nave, la Medusa, que, acompañada por otras tres naves de apoyo, la corbeta Écho, el bergantín Argus y el transporte Loire. La Medusa era una antigua fragata de guerra a la que habían quitado los cañones para adaptarla a sus funciones de transporte. En la fragata viajaban soldados de bajo rango y descendientes de africanos, además de un nutrido grupo de civiles (agricultores, herreros, constructores, maestros, ingenieros…), y el gobernador y algunos notables; unas 250 personas. La distribución interna de la fragata a significado para algunos estudiosos una alegoría de la estructura de clases de un pueblo, había quien dormía al raso y quien tenía lujosos camarotes.

Recreación de la balsa de la Medusa

Recreación de la balsa de la Medusa

El barco encalló en el estuario del río Senegal el 2 de Julio, embarrancaron la fragata contra el arenal atlántico de Arguin. Los mandos tras su incompetencia ordenaron el salvamento del gobernador y los notables a bordo. Con solo cuatro botes salvavidas, la arrogancia les volvió a jugar una mala pasada. No se atendieron soluciones razonables como que los botes fueran por turnos hasta la costa volviendo a por pasajeros hasta salvarlos a todos. El gobernador,el capitán y notables decidieron construir una balsa que sería remolcada por los botes hasta la costa. Los mandos ordenaron  hacer una balsa usando los mástiles, cuerdas y tablas de la fragata malograda. La balsa se mantenía a duras penas a flote. Finalmente en un ataque de pánico se cortaron los cuatro amarres de la balsa, y está a la deriva fue perdiendo hombres, quedando tras 15 días quince supervivientes.

Si queréis conocer a fondo la historia de la historia del hundimiento de la Medusa, os recomiendo http://www.panyrosas.es/medusa.pdf

Sin lugar a dudas esta trágica historia ha pasado a los anales de la historia, por la obra más famosa de Théodore Gericault, “Los náufragos de la Medusa” o “La balsa de la Medusa” 1819,uno de los iconos del romanticismo francés.

La Balsa de la Medusa (Museo del Louvre, 1818-19)

La Balsa de la Medusa (Museo del Louvre, 1818-19)

Théodore Gericault, un joven pintor acomodado francés, expuso este cuadro tres años después de la catástrofe, en el Salón parisino de 1819. La obra despertó y levantó a la crítica y a la sociedad  “Golpea y atrae todas las miradas”(Le Journal de París). El horror y la terribilitá están latentes en la obra, y era el reflejo del catastrófico suceso.

Géricault se informó para preparar el cuadro, conoció y entrevistó a los supervivientes de la tragedia, alquiló un taller cerca de un hospital para poder retratar a enfermos agonizantes y muertos, con el objetivo de dotarlo de realidad, incluso mandó recrear una réplica de la barca.

Esquema compositivo

Esquema compositivo

La composición de la obra es ascensional, desde los elementos estáticos (cadáveres) hasta el joven negro que hace señales al  navío que aparece en el horizonte, el personaje más activo de la composición; otros autores consideran que es piramidal, que la obra se compone de dos pirámides la de la esperanza y la de la incertidumbre.

Composición piramidal

Composición piramidal

La barca es el centro ocupa prácticamente toda la obra, llena de náufragos, donde se mezclan cadáveres y enfermos. El mar sin embargo pese a ser esencial en la historia ocupa una parte muy pequeña; la naturaleza se presenta enrabietada, las olas se rizan, las nubes negras y el cielo apagado, recreando una sensación muy amenazante; esto es un falso histórico ya que las crónicas narran que el día que se encontró la barca el mar estaba en calma y el cielo despejado.

Detalle del barco en el horizonte

Detalle del barco en el horizonte

Los personajes aparecen pálidos, pero con una palidez extrema pero idealizada, los cadáveres carecen de las normales machas violáceas. Todos presentan una marcada anatomía y expresiones que pese a todo les hacen bellos, sus rostros son hermosos. Además vuelve a realizar un falso histórico, los jóvenes aparecen con el pelo corto y perfectamente afeitados, pese a que las crónicas nos hablan de los largos cabellos desaliñados.

Detalle de los personajes

Detalle de los personajes

Como buen romántico en esta obra historicista le interesa  su monumentalidad y la buena ejecución, las obras históricas tenían que ser monumentales y diplomáticas, por ello se evitan los detalles más escabrosos aunque eso le reste en parte realismo, sin embargo los cuerpos son el resultado de un gran estudio de anatomía (maravillosos escorzos) y el patetismo y el horror siguen presentes en la obra.

Detalle del realismo de la anatomía

Detalle del realismo de la anatomía

Belleza y horror, una buena combinación romántica. El cuadro acentúa la desesperanza que vivieron los náufragos con elementos como el viento que se levanta en su contra, azotando la vela hacia el lado contrario. vela hinchada.El punto de vista escogido por Géricault, es elevando, dándonos una panorámica de lo que ocurre dentro de la balsa. La amalgama de cuerpos y su plasticidad intensifican el sentimentalismo de la obra.

Detalle de el patetismo y la deseperación

Detalle de el patetismo y la desesperación

El cuadro cumple una función social importante, es abiertamente una denuncia contra el abuso de poder y la diferencia de clases, pero aún es un misterio saber si Géricault pretendía denunciar la incompetencia del nuevo Régimen, si fue un ataque directo al gobierno de la nación enmascaro por este gran desastre.

Detalle de uno de los cadáveres

Detalle de uno de los cadáveres

Como dato curioso, presentó la obra con el nombre de “Naufrágio” pero el desastre aún latente permitió a los parisinos asociar la obra con la tragedia.

Para concluir me gustaría señalar que la obra es un ejemplo claro de la pintura romántica, por temática y composición, pero esta obra atormentada es el reflejo de la desesperación, de la angustia y el miedo de aquellos que se han perdido,  de los que no tienen nada y luchan por sobrevivir pese a sus escasas posibilidades; unas sensaciones que sintieron los supervivientes de la tragedia y que podemos extrapolar a la sociedad obrera del XIX.

Fuentes:                                                                                                                                           Los secretos de las obras de arte (Tomo II) Rose-Marie, Rainer Hagen, editorial Taschen

Neoclasicismo y Romanticismo,  editado por Rolf Toman, editorial Ullmann & Könemann

http://estudiandoloartistico.wordpress.com

http://www.panyrosas.es/medusa.pdf

http://www.louvre.fr

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pintura y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El drama de la Medusa

  1. procgal dijo:

    Dos de los supervivientes fueron Alexander Corréard y H. Savigny que escribieron su historia poco después, este libro fue traducido y editado por la editorial Ediciones del Viento en un novela que me ha encantado si os interesa podeis encontrarla en:

    http://edicionesdelviento.es/libreria/es/viento-simun/135-el-naufragio-de-la-medusa.html

    El naufragio de la Medusa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s